fbpx
vinos naturales-chatograto

La denominación «vinos naturales» se ha convertido en un gran cajón de sastre donde se meten todos los vinos que no se hacen de forma convencional. .La agricultura ecológica y el respeto por el producto van ganando adeptos, y cada vez son más las bodegas que abogan por una producción sostenible y respetuosa con el medio ambiente, a la vez que el número de consumidores «preocupados» e informados sobre lo que consumen también va en aumento.

Con respecto a su nomenclatura, hay bastante confusión sobre qué son vinos naturales, qué son vinos biodinámicos y qué son vinos ecológicos. Así que.. ¡vamos allá!

chatograto-vinos naturales

1. Vino natural significa mínima intervención en todos los procesos, tanto en viticultura como en vinificación

El apelativo vino natural no se rige por ninguna normativa, al contrario que los ecológicos y biodinámicos, que sí se pueden certificar. Pero más allá de las normativas, vino natural significa mínima intervención tanto en la tierra como en el proceso de vinificación. Se llaman vinos naturales los que no añaden levaduras que no sean autóctonas (son autóctonas las que tienen las propias uvas y las que hay en el ambiente), no filtran y no estabilizan. Y a nivel viticultor, los que respetan la tierra y su entorno, así como sus tiempos.


2. Vino natural no es lo mismo que biodinámico y no es lo mismo que ecológico

Un vino Biodinámico es aquel vino que se hace bajo una filosofía concreta y respetando los ciclos de la naturaleza y el calendario lunar y astral, entre otros parámetros. Detrás de la etiqueta biodinámico se esconde una forma holísticia de hacer las cosas.  Ecológico es el vino que se hace respetando la tierra y la viña, como muchos otros productos a los que se les llama igual.

 3. La falta de normativa hace que algunos vinos se etiqueten como naturales y quizá no lo sean…

Los vinos biodinámicos y ecológicos sí pueden certificarse si lo desean y de hecho cada vez más lo hacen, pero los naturales no, así que vino natural a nivel de reglamento no significa nada. Esta brecha en la legislación permite que el etiquetado «Vino Natural» no sea siempre cierto. Hay que fijarse en cómo este vino fue hecho para determinar si es natural o no., informarse acerca de la bodega que lo hace y su filosofía de producción.

Si quieres saber más sobre vinos naturales o realizar una cata sobre los mismos, puedes informarte sobre NUESTROS CURSOS Y CATAS DE VINOS PERSONALIZADAS

4. Productos químicos, no gracias

Lo que sí tienen en común los vinos naturales es que se elaboran sin la mediación de productos químicos, desde el viñedo hasta la botella.

5. Añadir un mínimo de sulfitos en el embotellado no quiere decir «no natural»

Los sulfitos son el gran tema, el hit de los vinos naturales. Hay cierta obsesión por los sulfitos como si fueran el demonio en el mundo del vino. Tenéis que saber que la mayoría de los alimentos contiene sulfitos y hasta cierto punto no tienen porqué ser malos. Los sulfitos son antioxidantes, antimicrobianos y antioxidásicos.

Se puede decir que no existe un vino 100% sin sulfitos ya que estos también están de forma natural en el vino. De todos modos, hay elaboradores que no los incorporan, haciendo su vino de la forma más artesanal y libre de intervención posible y otros que le añaden el mínimo. De las dos maneras son vinos naturales y queremos recordar que por mucha controversia que suscite la cuestión, una cantidad baja de sulfitos no es mala para la salud y que la mayoría de vinos naturales los lleva.

6. Por qué en vino natural se pone siempre el acento en la elaboración…

Si algo significa hacer un vino natural es hacerlo de la forma más artesana posible así que no se corrigen los azúcares, la acidez o los taninos con productos químicos, y cómo decíamos en el punto 1, no se añaden ni levaduras comerciales ni bacterias.

7. Giorgia es el país madre de estos vinos

En este pequeño país del cáucaso se empezó a hacer vino por allá el año 7000 A.C.. Su forma particular de guarda, consistente en enterrarlo en enormes tinajas ha sido recientemente recuperada por muchos viticultores, que han vuelto la vista atrás a cómo hacían el vino durante siglos sus antepasados.

Este buen quehacer familiar de trato con la tierra y con el posterior producto, sin añadir nada y haciéndolo con toda la paciencia del mundo es el que les valió el título de ser los pioneros en vinos naturales.

Eso sí, en cuánto a militancia, crecimiento y fervor debemos mirar hacia el país vecino. Francia se les ha dado un empuje brutal en los últimos años y todo indica que esto no es más que un empezar.

Abrir chat